Lista definitiva de consejos para ser el mejor maestro del mundo.

Ya tenemos más que comenzado un nuevo curso, y con él la avalancha de consejos y buenas prácticas en educación que todo educador que se precie debe plantearse si quiere que sus alumnos le consideren uno de los mejores profesores del mundo. Todos ellos nos marcan ciertas pautas para que nuestros alumnos consideren que tienen un profe divertido, innovador, inteligente, etc. Son artículos que realmente invitan a la reflexión sobre si lo que estamos haciendo como maestros tiene algún tipo de repercusión en nuestros alumnos, y esto es algo realmente importante para crecer, no solo profesionalmente, sino también personalmente.

Yo, para no ser menos, ni más, también quiero hacer llegar a todo el que quiera poner los ojos sobre ello lo que para mí es la lista definitiva de consejos o cosas que debes hacer si quieres convertirte en el mejor maestro del mundo. Estad atentos y tomad buena nota, pues creo que os ayudará también a reflexionar sobre lo que, a mi parecer, debería ser la labor del docente de hoy en día.

Lista de cosas que debes hacer para llegar a ser el mejor maestro del mundo:

  1. Quiere a tus alumnos.

Sé que la lista no es demasiado larga, quizá alguno crea que es hasta corta, pero os aseguro que conlleva más trabajo y sacrificio del que parece.

Trabajo, sí, es fácil querer a aquellos que siempre te dan una sonrisa cada mañana, pero cuesta mucho trabajo a veces querer y esperar lo mejor de alguien, cuando te decepciona constantemente, no hace caso de tus palabras, o llega incluso a faltarte al respeto. Esto es algo que muchos educadores viven a menudo y con lo que tienen que lidiar casi a diario, una situación que no es plato de buen gusto, y que en mi opinión solo tiene solución desde el amor. Aun después de las complicaciones encontradas, aquellos maestros que consiguen demostrar a sus alumnos que entre ellos existe un vínculo afectivo más importante que las discusiones o los malos gestos, son capaces de hacer añicos la barrera que el alumno ha levantado con tanto sufrimiento, y despiertan en ellos la responsabilidad de corresponder a ese vínculo con un mayor esfuerzo y dedicación.

Y sacrificio, porque como padres y maestros ya sabéis, educar nunca fue un trabajo por horas. Cuando se quiere a alguien siempre le tienes en cuenta, aunque no esté contigo a cada segundo del día. Por ello, en más de una ocasión dejamos nuestros intereses a un lado para poder ofrecer lo mejor a nuestros alumnos, y esto, a pesar de que en muchas ocasiones escuchamos que no es algo positivo, porque después del “Trabajo” hay que desconectar, creo que es algo básico para tener éxito como maestro. No digo que sea bueno estar “trabajando” las 24 horas del día o no tener vida personal, digo que aquellos que son buenos maestros son capaces de aceptar que estando al servicio de sus alumnos, en algunos momentos ese servicio no entiende de horarios.

Pero quiero volver al punto número uno de la lista, porque quizá algunos piensen que hacen falta otras cosas que complementen a este punto y que son también relevantes o más importantes aún. Yo, en cambio, no lo creo.

Dos de los consejos que más se repiten y qué más me hacían reflexionar, pues también considero importantes, son los siguientes:

  • Formación Continua:

Un buen maestro debe seguir formándose siempre para estar al día de la actualidad educativa y social que viven sus alumnos. No hay duda de que esto es algo realmente importante, pero si no queremos a nuestros alumnos, puede que esto no sea tan efectivo como esperamos, ¿Buscaremos la formación adecuada? ¿Seremos capaces de dejar a un lado nuestros intereses y formarnos en lo que ellos más necesitan dentro de su contexto? La diferencia estará sin duda en ese vínculo que te une a tus alumnos.

  • Ser Innovador:

Aunque soy un gran defensor de innovar en el aula e introducir nuevas tecnologías educativas en nuestro día a día, debemos ser conscientes de que esto conlleva un gran riesgo. Si “queremos” más a ciertas metodologías de enseñanza, apps y herramientas tecnológicas que a nuestros alumnos, dejaremos de poner en el centro de nuestra acción educativa a los verdaderos protagonistas, y todo lo que hagamos desde ese momento dejará de ser innovación y pasará a ser “innovaleparanada”.

querer
Imagen modificada de www.freepik.com

Ojalá que como educador siempre tenga en cuenta este consejo que hoy os doy, y que al tenerlo presente todo lo que haga sea por el bien de mis alumnos y alumnas.

Me decía una buena amiga mía ayer “Cuando una persona se siente querida, siempre busca sacar lo mejor de sí mismo al exterior” yo creo que eso resume bastante bien lo que quiero haceros llegar. Queramos a nuestros alumnos y conseguiremos que sean la mejor versión que puedan ser de ellos mismos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s